Parque Nacional Natural Tayrona. “Una mano grande que sujeta al mar “. Colombia.


Con una extensión de 15 mil hectáreas, a tan solo 34 kilómetros de la bulliciosa Santa Marta en dirección nordeste por la carretera de Riohacha y dentro del departamento de Magdalena, se encuentra el Parque Nacional Natural Tayrona, uno de los lugares más bellos y fascinantes de Colombia.

En los distintos ecosistemas que se dan en el parque conviven en perfecta  armonía una amalgama de especies de lo más variopinto.  Con zambullirse en sus inigualables y solitarias playas caribeñas o pasear por sus senderos y montañas en busca de vestigios de antiguas culturas indígenas, nos podremos sentir como unos auténticos descubridores.

 El Parque Nacional Natural Tayrona es ecoturismo, aventura, descanso, meditación y disfrute, en definitiva un “verdadero placer para los sentidos”.

Son las 13,00 p.m. en el aeropuerto de  Barajas y después de comprobar los horarios en las pantallas informativas, parece que nuestro vuelo con Avianca sale en hora. Tenemos por delante un trayecto de 10 horas y media hasta el aeropuerto de El Dorado en Bogotá, ciudad donde realizaremos la primera escala  y  que nos servirá de puente para llegar a nuestro destino final, la ciudad de Santa Marta al norte de Colombia, donde se encuentra el Parque Nacional Natural Tayrona.

 Esta ciudad donde murió el libertador Simón Bolívar  fue fundada en 1525  y está considerada como la más antigua del continente y unos de los principales destinos turísticos del país.

Después de recorrer los 9.000 Km. que nos separan de España y tras una hora de vuelo desde Bogotá, llegamos  al aeropuerto Nacional de Simón Bolívar en Santa Marta. El cielo nos recibe nublado y  con una temperatura que debe rondar los 22 grados aunque a decir verdad en ningún momento tenemos sensación de calor, seguramente esto es debido a la seca brisa con que nos obsequia la cercana y majestuosa Sierra Nevada de Santa Marta declarada por la Unesco como Reserva de la Biosfera y Patrimonio de la Humanidad en 1973.

 Está cayendo la noche y después de organizarnos con el equipaje tomamos un transporte para iniciar la hora de camino que nos resta hasta Cañaveral, una de las tres puertas de acceso al parque nacional y lugar donde se encuentra nuestro alojamiento. La barrera escoltada por el personal de seguridad, nos indica que hemos llegado a nuestro destino. 

 Después de pasar el control, llegamos a un edificio que parece hacer de recepción; sorprende el hecho de que aun siendo una edificación más bien moderna, se encuentra perfectamente integrada en el entorno.

 Este complejo lo componen 14 cabañas (Ecohabs) hechas de madera con forma cónica y con una capacidad para 4 ó 6 personas. Cada cabaña consta de dos plantas con un techo de paja que parece querer evocar a  antiguas viviendas indígenas, pero con todas las comodidades y servicios que ofrece un hotel 5 estrellas, incluida una playa de más de un kilómetro de extensión.

 Tayrona se encuentra en el extremo norte de la Sierra Nevada de Santa Marta y por su variedad topográfica, disfruta de distintos ambientes que hacen de este lugar un verdadero paraíso terrenal. Lo tiene todo, un mar de aguas cristalinas, playas espectaculares, paisajes maravillosos, montañas de 900 metros que invaden al mar, flora, fauna y vestigios arqueológicos.

 La “mano grande“como se la conoce  por su parecido con este miembro, está formada por una especie de dedos que forman las bahías de Chengue, Gairaca, Cinto, Neguange, Palmadito, Guachaquita y Concha.

 Este paraíso de 83 kilómetros de playas y montañas de selva tropical da cobijo, entre otros habitantes, a las mortales serpientes mapanás, jaguares, y los monos aulladores; además cuenta con El Pueblito Chairama, que junto a Ciudad Perdida forman dos de los vestigios indígenas más importantes de la cultura prehispánica Tayrona.

 La primera noche después de disfrutar de una agradable cena en el complejo y recavar información sobre los lugares de interés, nos decidimos a empezar nuestro recorrido visitando la zona arqueológica de El  Pueblito.

 El día empezó muy temprano. Madrugar es más que recomendable cuando tienes una jornada de más de 6 horas de camino y puede apretar el sol. Aunque existen dos rutas para llegar a El Pueblito, elegimos como punto de partida el acceso que se encuentra en el kilómetro 20 de la Troncal del Caribe conocido como Calabazo. (Otra ruta sale desde Cañaveral hasta Arrecifes y desde allí caminar 15 kilómetros por una ruta de piedras)

 La entrada por esta zona se realiza a través de una vereda empinada y bastante solitaria que va incrementado su dificultad a medida que vas ascendiendo. El camino cada vez es más duro, pero según avanzamos vamos disfrutando de parajes tan espectaculares, que hacen que nuestro esfuerzo se vea gratamente recompensado. El ambiente es fresco y de momento con nuestras baterías totalmente cargadas, vamos devorando metros sin darnos apenas cuenta.

 Tras dos horas de subida zigzagueante, realizamos nuestra primera parada para recobrar fuerzas y disfrutar de las vistas que nos ofrece la sierra.

 Una pequeña serpiente de colores vivos pero perfectamente mimetizada con el follaje nos observa a medio metro de distancia, mientras un águila solitaria marca con vuelos rasantes el lugar elegido para intentar hacerse con alguna victima despistada y un cucarachero ruiseñor nos deleita con una de sus mejores melodías, un espectáculo poco habitual en otras partes del mundo, pero esto es la Sierra Nevada de Santa Marta; esto es Tayrona.

 Una vez avanzada la marcha y  muy cerca de El Pueblito nos vimos sorprendidos por los  aullidos de un mono aullador, una de las cuatro especies de monos con las que cuenta el parque. Estos monos emiten un gruñido que se puede escuchar a varios kilómetros de distancia y en algunos momentos si se encuentran cerca, pueden resultar verdaderamente sobrecogedores. 

Por fin, después de cuatro horas de esfuerzo intenso nos hayamos frente a una gran roca cubierta de musgo con una serie de dibujos esculpidos en ella. Estamos en lo que parece ser la entrada a  El Pueblito Chairama.

 El Pueblito Chairama era en la antigüedad una ciudad formada por 250 terrazas de cultivos, puentes, templos y plazas empedradas comunicadas entre si por calles de piedra  y con un sistema de canalización de agua que demuestra el gran conocimiento que poseían los Tayrona en el terreno de la ingeniería y la arquitectura.

Las calles de Pueblito se encuentran perfectamente señalizadas con piedras y lo que en la antigüedad podían ser  lugares donde almacenar enseres ó las propias viviendas de los nativos hoy, son solo restos de piedras amontonadas.

 Dos cabañas indígenas que siguen en pie en el centro de la ciudad, dotan al lugar del misterio necesario como para que se tenga la sensación de hallarse en un lugar mágico

 La ciudad se encuentra casi desierta. Solo un niño de tez morena con un vestido blanco hasta las rodillas y con una larga cabellera se dedica a seguirnos intentando  ocultarse entre los árboles sin éxito alguno. “Es un kogui”, asevera el guía viendo nuestra cara de sorpresa. Aunque en la sierra existen grupos étnicos como el de los Wiwas, Arhuacos y Kankuanos sólo los Koguis son considerados como los descendientes directos de los Tayrona.

 Estas etnias cuya máxima autoridad es el Mamo viven en grupos muy cerca de los ríos y consideran los picos nevados como lugar sagrado y el corazón del mundo, tanto es así que se han erigido en” hermanos mayores” y auténticos protectores de la montaña, resultando prácticamente inviable el poder visitar la zona de los nevados sin su consentimiento.

Después de empaparnos de historia y de alguna que otra leyenda acerca de los Koguis,  emprendemos el  camino de vuelta en dirección a Cabo San Juan de Guía.

El recorrido que dura dos horas y media, aunque duro, resulta muy ameno. En esta selva que derrocha vida,  se mezclan lo sonidos generados por los inmensos árboles   con los de pequeñas serpientes y ranas que asoman curiosas a nuestro paso.

Vamos sorteando piedras de dimensiones más que generosas hasta llegar  a lo que parece el final del camino.

Dos imponentes piedras apoyadas una sobre otra crean en su parte inferior una especie de túnel que como si de una maquina del tiempo se tratase deja vislumbrar en su otro extremo un paisaje completamente diferente.

No sin cierta dificultad lo atravesamos y  pasamos de un impresionante bosque selvático al maravilloso paraje caribeño que nos brinda el  Cabo San Juan de Guía.

 Tayrona dispone de más de 85 kilómetros de costa con  playas vírgenes, bahías de aguas tranquilas y cristalinas y lugares increíbles para pasear, montar a caballo y  bucear.

 Cuando cae la noche bajo un cielo plagado de estrellas y rodeados de selva y montañas  aprovechamos para reponer fuerzas en nuestra hamaca mecidos por la suave brisa del caribe, porque esto es Sierra Nevada de Santa Marta, esto es Tayrona.

 GUÍA PRÁCTICA:

Cómo llegar

Desde Bogotá hay varias compañías aéreas que ofrecen vuelos con distintas frecuencias para llegar a Santa Marta, lugar ideal para iniciar nuestra expedición.

Una vez en Santa Marta lo mejor es alquilar un vehiculo privado ó negociar con un taxi y dirigirse por la carretera principal (Troncal del Caribe) en dirección Nordeste hacia Riohacha, pero si esto no fuese posible, en la plaza de mercado (calle 10 carrera 10) de la ciudad salen autobuses públicos que en una hora y media, te llevan a los distintos accesos del parque. La parada que corresponde a Cañaveral, es conocida como el Zaino.

 Mejor época para viajar

El clima es seco y fresco. La temperatura media en el parque es de 28 º C.

La mejor época para viajar va de Noviembre a Marzo.

 Alojamiento

Este es un destino ideal  para los amantes de la naturaleza ya que no existe una gran infraestructura hotelera y  todos los alojamientos son eco turísticos.

Se puede acampar ó dormir en hamacas entre palmeras con vistas a la montaña en Cabo San Juan de Guía y Arrecifes ó para mayor comodidad en la playa de Cañaveral  hay 14 confortables cabañas que disponen de todos los servicios, incluido restaurante y  spa con  tratamientos  completos de chocolaterapia,  aromaterapia , frutos salvajes y yogurt.

 Para reserva de los Ecohabs: 00 571 234 73 33.

Actividades / Excursiones

 Desde Cañaveral a pie ó a caballo (se alquilan en la entrada del parque) se puede  hacer la ruta que lleva a Cabo San Juan de Guía. El sendero pasa por la playa de Arrecifes (en el mismo sector se encuentra La piscina, una de las playas de aguas más tranquilas del parque) y durante el camino nos podemos cruzar con monos, iguanas y todo tipo de aves.

A continuación siguiendo la senda llegaremos a Cabo San Juan de Guía, donde podremos reponer fuerzas en el único restaurante que hay en la zona y disfrutar  de un baño en sus espectaculares playas.

Para los amantes del buceo y los deportes náuticos Bahía Concha es un lugar ideal, sin olvidarse de  La Cueva del Toro, una caverna de 90 metros de profundidad que se encuentra  a 2 kilómetros  de Playa Garaica.

 Otra opción es recorrer los diversos senderos que ofrece el parque, donde además de avistamiento de aves y observación de flora y fauna podremos visitar El Pueblito. Para los más intrépidos, a tres días de camino se encuentra Ciudad Perdida.

Más información  en: http://www.parquesnacionalesnaturales.gov.co

 Gastronomía

Los ingredientes principales son: el plátano, maíz, cerdo, patatas, frijoles, arroz y pollo. Alguno de sus platos típicos son el Sansocho (sopa de vaca, pollo o pescado) la bandeja Paisa (mezcla de frijoles, huevo, carne, plátano, chicharrón y patatas) y el Ajiaco (sopa compuesta de pollo y patatas)

 Consejos

Un buen repelente de mosquitos, gafas de sol, protector solar, prismáticos, cámara de fotos, agua y sombrero,  deben ser compañeros habituales en nuestras excursiones.

No todas las playas del parque son aptas para el baño, en algunas existen corrientes que pueden ser peligrosas.

La corriente eléctrica es de 110 V por lo que es necesario un adaptador

Para ingresar en el parque se debe tramitar un permiso en la Unidad de Parques Nacionales Naturales de Colombia, además del pago de una entrada.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s